Introspección financiera: conocernos para entender y actuar

Decía el poeta Rainer Maria von Rilke que el único viaje es el viaje interior. Efectivamente, todos tenemos determinadas conductas o creencias internas de las que a menudo ni siquiera somos conscientes. La mayoría provienen de nuestra infancia y las aprendimos del entorno inmediato. Y el caso es que tienen una gran influencia en las propias decisiones actuales. También a nivel económico. Esta entrada dedicada a la introspección financiera pretende ayudar a detectar estos patrones.

El poder la la escritura en la introspección financiera

La Gestalt es una corriente terapéutica que se centra en hacer consciente lo inconsciente. Este “darnos cuenta” de lo que hacemos puede ser muy útil para desarrollarnos mejor en el día a día. Y una de las herramientas que se utiliza en este proceso de aflorar conciencia es la escritura.

Cuando escribimos pasan cosas muy interesantes:

  • Se pone orden a lo que sentimos y/o pensamos
  • Obliga a estar presentes en el propio proceso de escribir
  • Se desarrolla la autoconciencia y conocimiento propio
  • Ofrece la posibilidad de desahogarnos
  • Nos permite leer lo que hemos escrito y observarlo desde una perspectiva externa
  • Desde esta observación, podemos analizar las consecuencias que se derivan
  • Abre la puerta a gestionar y actuar

De acuerdo con todo ello, escribir sobre nuestra relación con el dinero es un fantástico ejercicio de introspección financiera. Si lo realizamos desde la sinceridad que nos merecemos, podemos extraer una información muy útil. Especialmente si nos dejamos ir y no filtramos o juzgamos previamente lo que vamos a escribir. No hay bueno o malo. Sencillamente, conocernos mejor siempre facilita la toma de decisiones. Por lo tanto, mientras escribimos vale la pena permanecer en la más profunda honestidad con lo que sentimos o pensamos.

¿Qué preguntarnos en un ejercicio de introspección financiera?

La cuestión general que nos convendría responder es qué significa el dinero para nosotros mismos. Quienes seáis capaces de empezar a verter sobre el papel ideas y sentimientos sólo con este título, ya os podéis poner a ello.

Ahora bien, para la mayoría plantarnos ante una hoja en blanco con un tema tan amplio puede llegar a bloquear. Por lo tanto, a continuación hay algunas preguntas un poco más concretas que pueden guiar la deseada introspección financiera:

  • ¿Qué debería pasar para que yo tuviera más dinero?
  • ¿Cómo creo que son las personas que tienen dinero?
  • ¿Qué es lo que provoca tener dinero?
  • ¿Cómo se podría definir el dinero?
  • ¿Qué es lo que mis padres pensaban del dinero?
  • ¿Cómo me comportaría si tuviera dinero?
  • ¿Qué influencia tiene el dinero sobre la gente?
  • ¿Qué es lo que yo haría si fuera rico?
  • ¿Qué miedos me sugiere el dinero?

No se trata de contestarlas todas si no queremos. Las habrá que resultarán más sencillas que otras. De hecho, si alguna de ellas ha provocado una cierta desazón o resistencia a contestarla, quizás no hay que abordarla de entrada. Necesitará que le demos su espacio. Pero es muy probable que una vez encontremos que ha llegado su momento lo que escribamos nos aporte mucha conciencia.

El incalculable valor de las respuestas que nos damos

El ejercicio de introspección financiera no termina aquí. En realidad, la parte más interesante empieza apenas hemos terminado de verter en un papel la relación que tenemos con el dinero.

La propuesta para sacar provecho de nuestra dedicación tiene varias vertientes:

  • Tomar conciencia de las frases o párrafos de lo que hemos escrito que nos hayan costado más, y qué sentimiento nos han provocado (tristeza, rabia, miedo, angustia, etc.)
  • Dejarlo reposar el tiempo que estimamos conveniente, releerlo y observar de nuevo cómo nos sentimos
  • En su caso, analizar qué decisiones futuras nos inspira el proceso
  • Pasadas semanas o meses, repetirnos las preguntas y ver qué cambios hay en las respuestas que damos

La introspección financiera como parte de un proceso de coaching

Recuerda que nuestro servicio de Coaching en economía doméstica te puede acompañar en la revisión de tus finanzas personales o familiares. En la introspección financiera la escritura puede ser una buena herramienta. Y conviene complementarla con una toma de conciencia sobre tu foto actual de ingresos, salidas de dinero, bienes y deudas.

Y, como es costumbre en el blog, acabo con algún link. El primero te dará más información sobre la terapia Gestalt, en la que tuve la suerte de formarme durante un par de años. Y el segundo te permitirá leer una entrada de esta misma web sobre responsabilidad financiera, también inspirada en la misma fuente.

Imagen de StockSnap en Pixabay

Tags: , , , ,

Comments are closed.