PRESENTACIÓN acOnseguir

– ¿Te atrae vivir con tranquilidad económica?
– ¿Tienes dudas financieras en el negocio?
– ¿Quieres saber cómo controlar tu dinero?
– ¿Conseguir ahorrar es importante para ti?

Conoce los servicios de COACHING FINANCIERO que te ofrecemos

1102

Coaching en economía doméstica

¿Te interesa planificar eficientemente tus finanzas y no sabes por dónde empezar?

Ver
3496

Asesoramiento financiero para autónomos

¿Tienes un negocio y buscas ayuda experta en tus decisiones financieras?

Ver
1096

Intermediación con entidades bancarias

¿Los productos financieros que tienes están realmente en línea con tus objetivos personales?

Ver

¡Da el primer paso para tomar decisiones financieras que te ayuden!

Consigue gratis tu pequeño ejercicio de consciencia financiera:

  • Te hará adoptar una perspectiva diferente respecto cómo gastas lo que ganas
  • Deberás dedicarle muy poco tiempo
  • Te animará a seguir por el camino de la consciencia en tus finanzas personales o familiares

acOnseguir EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Ver todos los vídeos

Ahorrar en el día a día

Coaching financiero

width=351&iframe_width=373&share=&height=197&iframe_height=243

Tertulia sobre consumo con una clienta de acOnseguir

Precauciones ante algunas ofertas

Entrevista sobre economía familiar

LO QUE DICEN NUESTROS CLIENTES 

Leer más comentarios

En momentos complicados de mi vida (debido a mi separación), Eduard me ayudó a estructurar mi economía de acuerdo con la nueva situación. Da mucha tranquilidad saber hasta dónde puedes llegar con tus ingresos.


E.R., Barcelona
Client

Eduard aporta mucho valor. Una vez le hice llegar mis datos económicos, la conversación con él vía telefónica representó un espacio de reflexión en el que me di cuenta de que se podían mejorar muchas cosas de una manera bastante sencilla.


M.P., Madrid
Client

LO QUE NECESITAS SABER SOBRE FINANZAS PERSONALES

Las fiestas navideñas suelen ser una locura en lo que respecta a los juegos de azar. Las noticias hablaban este año de más de 60 EUR de gasto por persona. Todo el mundo busca una suerte financiera que arregle todos sus problemas. Sin embargo, un estudio de la UOC da una visión muy diferente a lo que realmente acaba pasando. Y Euskal Telebista nos contactaba a raíz del sorteo del Gordo para comentarlo. Efectivamente, según el citado estudio, el 70% de los ganadores de una lotería se gasta todo el premio en sólo 5 años. Incluso hay algunos que han terminado solos y arruinados. Posiblemente ésta no es la suerte financiera que esperaban, ¿verdad? La explicación es a menudo una carencia de educación financiera crónica en España. Cómo asegurar que la lotería represente una buena suerte financiera Repasábamos en la intervención en Euskal Telebista los principales errores a evitar. Dejar de trabajar, especialmente si el importe no nos permite hacerlo (como es el caso de un Gordo de 400.000 EUR). Seguimos siendo quienes éramos, pero con más dinero. Entrar en una espiral de gasto irracional: coches de lujo, segundas residencias, relojes de marca, etc. Invertir en negocios que no dominamos, que pueden incluso poner en riesgo el patrimonio anterior al premio. Acabar peor de cómo estábamos sería todo lo contrario a un buen golpe de suerte financiera, ¿cierto? Olvidar que no acabaremos cobrando todo el premio, porque Hacienda se queda una parte. Seguir bienintencionados consejos de amigos y familiares no suficientemente formados en finanzas. No diseñar un plan coherente con nuestros objetivos y posibilidades. Por ejemplo, devolver de golpe una hipoteca puede no ser una buena decisión. Especialmente si ésta tiene un bajo tipo de interés. Canalizar el dinero hacia la inversión para un cambio perdurable La llegada de mucho dinero, ya sea a través de un juego de azar o de una herencia, es una oportunidad. La verdadera suerte financiera no es todo lo que de repente podemos comprar con ese dinero inesperado. Por el contrario, para no ser del 70% que lo gasta todo en 5 años, conviene destinar buena parte a inversión. Sólo esto dará continuidad en el tiempo al cambio que representa este afortunado incremento del patrimonio. Y cuando se habla de inversiones, si no se está suficientemente educado financieramente, conviene rodearse de quien lo esté. Un buen asesor financiero nunca nos propondrá ninguna inversión sin antes conocer: Nuestra situación personal: edad, ingresos, gastos, patrimonio actual y deudas. Necesidades y objetivos futuros. La tolerancia al riesgo que tenemos, también llamada de forma gráfica “umbral de insomnio”. No debemos perder de vista que hay infinidad de alternativas de inversión. Y siempre encontraremos tres factores bastante incompatibles: seguridad, liquidez y rentabilidad. Es complicado (casi imposible) conseguir invertir con estas tres características a la vez. La inversión perfecta no existe. En cualquier caso, nos podemos acercar a ella con una combinación de diferentes inversiones. ¿Y si la suerte financiera dependiera de nosotros? A menudo confiamos en que sean los demás (los juegos de azar, los padres, el Estado) quienes nos ayude. Sin embargo, leeréis diversas veces en este blog que hay muchos factores que dependen de nosotros mismos. Y la suerte financiera es uno de ellos. Hay estudios que hablan de una cifra de 450 EUR anuales por persona de gasto en juegos de azar en España. Y otros estiman en algo más del 8% la rentabilidad media de la bolsa mundial desde que existen estadísticas al respecto. Sin que necesariamente la opción bursátil sea la mejor, una inversión sostenida de 450 EUR anuales al 8% da como resultado más de 278.000 EUR pasados 50 años. Visto así, todos podríamos generar nuestro propio Gordo, ¿no es cierto? La importancia de contar con un buen acompañamiento Nuestro servicio de Coaching en economía doméstica está pensado para acompañarte en el análisis de tus finanzas. Todos podemos tener suerte financiera. Si nos toca un buen premio, ésta dependerá de nuestra habilidad inversora. Y si no nos toca nunca, las matemáticas demuestran que acumular un buen capital también está a nuestro alcance. Y, para terminar, cerramos la publicación con algunos enlaces. En primer lugar, el artículo de la UOC que genera la llamada de Euskal Telebista. Por otra parte, el corte de la conexión en directo del mismo 22 de diciembre. Por cierto, un buen pellizco fue a parar a Bilbao, por lo que los consejos fueron bastante oportunos. Y, adicionalmente, me referiré también a una entrada publicada en nuestro blog sobre la trascendencia de la educación financiera. [...] Leer más...
Hace sólo unos meses no me imaginaba redactando este artículo. Pero la realidad es la que es. Esta alta inflación tiene amplias consecuencias para nuestros bolsillos. Y tal vez esta situación se alargue años, no depende de nosotros. Lo que sí podemos controlar es la respuesta individual que le damos. De hecho, la gran mayoría de los que leen estas líneas nunca ha vivido con alta inflación. Parecía que no volveríamos a experimentar lo mismo que nuestros padres o abuelos en los años setenta del siglo pasado. Pero la pandemia tiene una sombra alargada, y posiblemente éste sea otro capítulo de ella. Una alta inflación reduce el poder adquisitivo Según informa la OCDE, los salarios reales en España bajarán un 4,4% a consecuencia de la inflación. Esto es debido a que los salarios aumentarán por debajo de lo que suben los precios en general.  Y no parece que un incremento de los sueldos o pensiones ayuden a resolver el problema a nivel macroeconómico. Por tanto, sería bueno hacerse a la idea de que seremos más pobres. O menos ricos, según nos lo queramos mirar. En este entorno, toma más fuerza que nunca la necesidad de realizar presupuestos. Y, claro, controlar sobre esta base donde va el dinero que ganamos. Y conviene no olvidar que casi siempre existen opciones más baratas que pueden ayudar a cuadrar un presupuesto doméstico. Desde las marcas blancas de los supermercados hasta abstenerse de realizar gastos superfluos. Implicaciones de cara al ahorro Si el poder adquisitivo desciende en una situación de alta inflación, es evidente que costará más ahorrar. Sin embargo, mi recomendación es que no dejemos de lado lo que deseamos conseguir a largo plazo. Por poco que se pueda, vale la pena esforzarnos para seguir dedicando recursos a nuestros sueños. Centrándonos en el dinero que ya tengamos ahorrado, el objetivo debería ser siempre una rentabilidad por encima de la inflación. Esto ahora mismo no es fácil. Y más cuando esta situación está afectando tan negativamente a las bolsas. Afortunadamente, tal y como puede leerse en otras entradas de este blog, las posibilidades de inversión actuales son mucho más variadas que hace unos años. Es conveniente buscar las alternativas más adecuadas. Aquellas que están alineadas con los propósitos que nos hayamos marcado. Recordemos que el dinero sólo es un medio para alcanzar las metas que cada uno determine. Hipotecas y alta inflación Se afirmaba durante la crisis de los setenta que la inflación favorece a la gente endeudada y perjudica a quien tiene dinero. Esto es especialmente aplicable en préstamos a un tipo que esté por debajo de la inflación. De hecho, las hipotecas con interés fijo de menos del 1% son ahora un tesoro. Es probable que se tarde mucho tiempo en disfrutar de un Euribor negativo de nuevo. Si es que nunca lo volvemos a ver a estos niveles. En esta línea, para quien tenga una hipoteca a tipo variable, es recomendable preguntar por una modificación de condiciones. Esto puede hacerse dentro de la misma entidad con la que se haya contratado. En ese caso hablaríamos de novación. Pero también se pueden hacer cálculos para evaluar si vale la pena realizar un cambio de banco. Y entonces estaríamos planteando una subrogación. Cómo adaptarnos a una situación de alta inflación Nuestro servicio de Coaching en economía doméstica está pensado para acompañarte en el análisis de tus finanzas. Todas las crisis tienen un componente positivo porque pueden obligar a realizar cambios que nos mejoren. En el caso que nos ocupa, en el ámbito financiero. Y, para terminar, cerramos esta publicación con algunos enlaces. Me llamó la atención hace un tiempo un artículo de Diane Coel sobre la cicatriz emocional de la inflación. Aporta un enfoque interesante. Y, adicionalmente, me referiré también a una de las tres entradas publicadas consecutivamente en nuestro blog sobre nuevas opciones de inversión. Imagen de Timur Kozmenko en Pixabay [...] Leer más...
Quienes siguen este blog ya saben que cito a menudo lo que sigue. De toda experiencia podemos obtener un aprendizaje. Por muy negativa que sea. La pandemia lo ha sido, pero también nos deja un legado financiero. Precisamente Vogue Business me preguntaba hace unos días para un artículo sobre el regreso a la oficina. Y si estos casi dos años nos habían enseñado algo para ahorrar en el momento presente. El artículo en cuestión se dirige a quienes deban volver a la presencialidad después de meses de trabajo desde casa. En esta recuperación de la normalidad es recomendable repasar lo que hemos ahorrado durante estos últimos meses. Y, obviamente, si es bueno perder ese hábito. Pese a haberlo adquirido por la fuerza. La pregunta clave en este legado financiero Hay una pregunta que hago de forma recurrente a mis clientes. También se aplica en la recuperación de la normalidad que vivimos. Y, cómo no, a cualquier desembolso que sea evitable en la oficina.  Sería la siguiente: ¿estoy renunciando a algo más valioso para mí cuando dedico un dinero a un determinado gasto? El ejercicio de cuestionarnos cada euro que sale de nuestra cuenta nos aporta mucha conciencia. Y ésta es básica para la posterior toma de decisiones. Además, en el caso de que nos ocupa, estamos hablando de un buen nivel de ahorro potencial. De media, en torno a los 1.000 euros anuales sólo en transporte y restauración. Ésta es la cifra que se desprende de los datos del Instituto Nacional de Estadística. Y no se tiene en cuenta ni el trágico aumento de los carburantes ni las ayudas al transporte público que se recogen en el RD 11/2022. Como seguramente sabéis, este decreto-ley establece medidas para responder a las consecuencias económicas de la guerra de Ucrania. Cuando el aprendizaje lleva a recetas clásicas Una visión más amplia de legado financiero que nos deja la pandemia nos lleva a consejos clásicos del blog. Trabajar a fondo la información que define nuestra situación financiera. Hay muchas Apps que pueden ayudarnos a hacerlo. Pero mi experiencia demuestra que nada es comparable a una revisión manual de extractos bancarios. Y la preparación de una hoja de cálculo. Ésta aporta una motivación única para realizar cambios que corrijan lo que no nos guste de los resultados obtenidos. Retirar el ahorro de la cuenta corriente a principio de mes. Esto equivale a pagarnos a nosotros mismos de forma similar a lo que hacemos con los suministros o la hipoteca del piso donde vivimos. Y sólo podremos apartar este dinero sin tener que arrepentirnos de ello si antes hemos hecho el análisis del punto anterior. Será éste el que nos dirá cuál es nuestra capacidad real de ahorro. Pagar en efectivo para tomar plena conciencia de todo lo que gastamos. Insisto en que nada es comparable a ver salir los billetes de la cartera para sentir un cierto dolor. Y éste puede llevarnos a plantearnos si el pago vale la pena en relación con lo que éste nos aporta. Aprovechando este legado financiero Nuestro servicio de Coaching en economía doméstica está diseñado para acompañarte en el análisis de tus finanzas. Sería una forma fantástica de obtener algo positivo del legado financiero que nos deja la pandemia. Y, para terminar, cerramos el artículo con algunos enlaces. Como no puede ser de otra forma, tenemos la publicación de Vogue Business. Y, adicionalmente, la entrada de nuestro blog relativa a la crisis económica. Ésta última fechada en las primeras semanas de restricciones debidas al COVID. Imagen de Ronald Carreño en Pixabay [...] Leer más...
Las vacaciones suelen darnos bastante tiempo. De hecho, me consta que muchos de los que leéis estas líneas habéis dedicado algo de él a pensar en vuestra economía. Me remito a las diversas peticiones de servicio que recibimos entre Julio y Agosto. No hay nada como parar para darnos cuenta. Quizás se pueden mejorar los hábitos financieros que tenemos, ¿verdad? Vale la pena aprovechar el empuje energético que aporta el verano. Una opción, poco recomendable, es que comencéis una de las diversas colecciones que los medios promocionan estos días. Podéis elegir entre abanicos, punto de cruz y un montón más. Y una alternativa mucho mejor es poner en práctica algunos de los sistemas más de moda para revolucionar vuestros hábitos financieros. Se trata de conseguir disciplina relacionada con el dinero. Hablábamos de ello hace unos meses en una entrada de este blog. ¿Qué tal un ayuno financiero de 21 días? Esta propuesta, como casi todas, proviene de Estados Unidos, firmada por Michelle Singletary. Consiste en eliminar cualquier gasto superfluo durante 21 días. La autora considera que éste es un plazo adecuado para que no sea excesivamente agotador. Y nos remite a dos clásicos de esta web. En primer lugar, pagar en efectivo ayuda a conseguirlo. Y también recomienda llevar un diario de gastos y ahorro. Esto es imprescindible si queremos contar con información de cómo se mueve nuestro dinero y si hay algunos hábitos financieros a mejorar Después de los excesos del verano puede ser un buen momento, ¿cierto? Especialmente si hay que afrontar gastos escolares. O si encaramos una vuelta económicamente dura. Pequeños juegos para pulir hábitos financieros Quien haya practicado algún deporte sabrá que pequeños juegos pueden ayudar a un buen entrenamiento. El matemático del siglo XIX Carl Friedric Gauss, supongo que de manera involuntaria, efectuó ciertas valiosas aportaciones. ¿Qué tal ahorrar unos 5.000 € en 25 semanas? La propuesta es poner cien pedazos de papel numerados del 1 al 100 doblados en un recipiente. Y cada semana proceder a sacar dos. La suma de las dos cifras que nos toquen es lo que tenemos que conseguir ahorrar esa semana. Podemos hacerlo en efectivo o en una cuenta exclusiva para este objetivo. Pongamos, por ejemplo, que salen los papeles numerados 23 y 53. Deberemos afinar el ingenio para encontrar cuál de los gastos de esa semana podemos prescindir para reunir el objetivo de los 23 + 53 = 76 EUR. Haceros vuestro plan financiero a medida Evidentemente, quien encuentre muy ambicioso el anterior reto tiene alternativas. Por ejemplo, puede extraer dos papeles cada 15 días. El ahorro previsto se producirá entonces en aproximadamente un año. Cada uno puede diseñar el plan según sus posibilidades. Y si alguien tiene miedo de elegir la primera semana números muy elevados, hay opciones más progresivas. Nos olvidamos de los papelitos, y podemos marcarnos la meta de 5 EUR la primera semana, 10 EUR la segunda, 15 EUR la tercera, y así sucesivamente. Si conseguimos mantener la serie durante un año, el ahorro es de casi 7.000 EUR. Claro está que la última semana se deberán haber mejorado mucho los hábitos financieros para reunir los 260 EUR que tocan. Poner cerco a los malos hábitos financieros Con el servicio de Coaching en economía doméstica te podemos acompañar en la detección de tus malos hábitos financieros. Y, por supuesto, en incrementar tu capacidad de ahorro. Y, para terminar, cerramos el artículo con algunos enlaces. En primer lugar, la entrada original relativa al ayuno de 21 días (gracias Lluïsa). Por otra parte, la relativa a los modelos matemáticos. Ambas son en inglés. Y, finalmente, la entrada del blog relativa a la disciplina financiera. Imagen de tigerlily713 en Pixabay  [...] Leer más...
¿Cómo es mejor plantear la economía doméstica en pareja? ¿Cuenta corriente conjunta y dinero compartido? ¿Cada uno mantiene aparte lo suyo (separación financiera)? Este es un tema recurrente en algunos clientes. Y también en el ámbito de los medios de comunicación. En una última colaboración con Radio Euskadi se volvió a poner de manifiesto. Para mí lo mejor es lo que más ayude a mantener un orden con el dinero de casa. Ciertamente, esta emisora ​​decidió abordar el asunto con un toque de humor. Y está muy bien que lo hiciera así. Pero más allá de eso me gustaría aprovechar para efectuar un análisis más profundo. Mi experiencia es que una cuenta conjunta donde va a parar todo suele ser la punta del iceberg de un cierto descontrol económico. Lo que es mío es tuyo Quién no ha escuchado la frase que encabeza este apartado. La idea de base es muy romántica. Y también es verdad que la falta de separación financiera conlleva alguna ventaja. Por ejemplo, puede ahorrar las comisiones que algunos bancos cobran por tener más de una cuenta. Ahora bien. Supongamos que yo soy uno de los miembros de una pareja que tiene el dinero compartido. ¿Qué información tengo sobre mi economía personal? ¿Cómo puedo saber si estoy viviendo por encima de las posibilidades que me da mi sueldo? Cuando se mezcla todo y no se lleva un control paralelo de lo que hay, cualquier análisis se complica mucho. Y constato que muy pocas familias disponen de este detalle. Cómo estructurar la separación financiera Partiremos del supuesto de que no se lleva al día una buena hoja Excel con las finanzas familiares. Si es así, no hay nada que nos facilite la visión de lo que ingresa y gasta cada componente de la pareja. En este escenario, mi recomendación es contar con la ayuda de la separación financiera que aporta disponer de tres cuentas. En primer lugar, convendrá disponer de una en común para pagar los gastos de los dos. Y, paralelamente, será bueno tener un par más, una para cada miembro. Así cada uno podrá analizar sus entradas y salidas de efectivo. Sobre esta base, hay muchas posibles variaciones. Se puede determinar, por ejemplo, que las aportaciones que se hagan a la cuenta conjunta se efectúen en proporción al sueldo de cada uno. O, salomónicamente, las dos igual. Se trata de encontrar una manera acordada con la que todo el mundo se sienta cómodo. También hay otras soluciones. Me gustan especialmente las que obligan a llevar un control de lo que ocurre. Así, puede estar muy bien que uno lo pague todo para que luego, periódicamente, se pasen cuentas. La ventaja del sistema es evidente, y en línea con lo que pregono. Aquello que lleve a pararse cada cierto tiempo para ver cómo se va es muy recomendable. Y si el sistema obliga a hacerlo, bienvenido sea. Separación financiera para una economía más ordenada Seguiré en línea con el anterior apartado. Tú pones la lavadora y yo lavo los platos. O a la inversa. A menudo estos pequeños acuerdos hacen que la vida en pareja sea más sencilla. Del mismo modo se puede decidir que uno pague la factura de la luz, el agua, el gas y el teléfono, y el otro el alquiler. Todo ello obliga a constatar qué gastos hay que atender y cuál es la forma más justa de afrontarlos. Y una vez ya entramos en materia, ¿por qué no plantear objetivos individuales o en común? Cuando las cuentas están bien ordenados, las decisiones sobre lo que nos podemos permitir (o no) son bastante más sencillas. ¿Cabe pagar un alquiler más elevado? ¿O hacer frente a la compra de un piso? ¿Yo me puedo apuntar a un gimnasio sin desatender el dinero que tengo que aportar mensualmente a la cuenta conjunta? ¿O cuál es mi capacidad de ahorro? El valor de la experiencia El servicio de Coaching en economía doméstica está pensado para apoyarte en la separación financiera que aborda esta entrada y muchos otros temas relativos a la economía doméstica. Y, para terminar, cerramos el artículo con algunos enlaces. El primero nos lleva a la grabación del programa de Radio Euskadi. Y el segundo nos conduce a otra entrada del blog relativa a las finanzas en pareja. Es una lectura que complementa muy bien las líneas anteriores. Imagen de Alexandra A life without animals is not worth living en Pixabay [...] Leer más...
Para disfrutar de una cierta tranquilidad económica sólo debemos tener en la cabeza ciertas reglas. Lo explico a menudo a mis clientes. Dicho de otro modo, conviene evitar algunos errores financieros. Por eso me encantó que RAC 1 me pidiera una nueva colaboración en torno a este tema. La intervención solicitada se concretó en una conversación con el autor. Cabe decir que el enfoque del artículo que resultó es bastante interesante. Es más, agradezco que se aleje del tópico de la cuesta de Enero. Y celebro especialmente que adopte una perspectiva más amplia. Pagar a crédito como el primero de los errores financieros Lo debemos tener bien presente. Las tarjetas de crédito son una anestesia al daño que provoca pagar. Abrir la cartera y ver cómo salen los billetes resulta mucho más efectivo de cara a tomar conciencia. Me remito a la entrada de este blog relativa a trampas financieras. Por otra parte, es fundamental no perder de vista los intereses que nos pueden cobrar. Si aplazamos el pago del saldo pendiente de la tarjeta éstos pueden ser muy altos. El desconocimiento de qué se hace con el dinero Seguramente lo has oído muchas veces. Para saber dónde vamos hay que conocer de dónde venimos. También encontraréis en este blog varias referencias a la importancia de contar con un presupuesto. Pero es muy complicado preparar uno sin unos datos de partida. Y uno de los errores financieros más habituales es desconocer dónde ha ido a parar nuestro dinero. Como mínimo, conviene disponer de información del último año. Y, por una vez, los bancos son un gran aliado en esta tarea. La mayoría de salidas quedan reflejadas en los extractos de la cuenta corriente o tarjeta de crédito. Y, con respecto a los pagos en efectivo, sólo hay que perder unos minutos al llegar a casa. Si hemos salido con un importe en la cartera y volvemos con menos, se trata de intentar recordar qué hemos gastado. Y dedicar un momento a anotarlo en un papel. O, mejor aún, en una hoja Excel. Errores financieros asociados al merecimiento (y sucedáneos) El artículo de RAC 1 añade cuatro tipos de errores financieros a los dos anteriores. Sin embargo, desde mi punto de vista los cuatro son variaciones del mismo. La sociedad de consumo ha conseguido que interioricemos un concepto de merecimiento que nos perjudica. No hay duda de que toda persona es merecedora, a priori, de lo mejor para ella misma. Ahora bien, por encima de todo, todo el mundo merece una tranquilidad financiera. Y determinadas decisiones de compras “porque yo me lo merezco” la pueden dañar. Hay un patrón que se repite en la sociedad actual. Trabajamos muchas horas, ya menudo en condiciones estresantes. Cuando nos tomamos un respiro del trabajo, necesitamos sobreponernos a esta situación. Entonces, docenas de reclamos publicitarios nos relatan una vida más feliz. Curiosamente, ésta siempre va asociada a un producto o servicio. Y, ávidos como estamos de felicidad, acabamos adquiriendo lo que nos han ofrecido. Incluso, dependiendo de qué se trate, como consecuencia podemos llegar a endeudarnos. Resultado: necesitamos trabajar aún más horas para incrementar ingresos. Es una rueda de hámster que nos deja siempre en el mismo lugar, a pesar de la extenuación que lleva asociada. Si meditamos al respecto, ir de rebajas debería servir para reponer lo que nos haga falta en el armario a un precio más económico. O los gastos en aficiones nunca deberían superar un límite que nos podamos permitir. Compras compulsivas obedecen a cubrir unas supuestas necesidades que no tienen nada que ver con lo que materialmente nos hace falta. Cómo enfrentarnos a errores financieros En acOnseguir te ofrecemos nuestro servicio de Coaching en economía doméstica para acompañarte en la detección de errores financieros. Y, por supuesto, también te ayudamos a poner remedio a ello. Y, como solemos hacer, cerramos esta entrada con algunos enlaces. El primero nos muestra el contenido del artículo de RAC 1 (en catalán). Y el segundo nos conduce a otra entrada del blog relativa a las trampas financieras. Su lectura es muy recomendable. Imagen de saulhm en Pixabay  [...] Leer más...
¡Da el primer paso para tomar decisiones financieras que te ayuden!

Consigue gratis tu pequeño ejercicio de consciencia financiera:

  • Te hará adoptar una perspectiva diferente respecto cómo gastas lo que ganas
  • Deberás dedicarle muy poco tiempo
  • Te animará a seguir por el camino de la consciencia en tus finanzas personales o familiares